¿Quién hace qué? Roles y responsabilidades en tu emprendimiento.


"Tu talento determina lo que puedes hacer. Tu motivación determina cuánto estás dispuesto a hacer. Tu actitud determina qué tan bien lo haces". Lou Holtz

Aunque puede parecer ya un lugar común decir que el equipo de trabajo es un factor decisivo en el éxito de un emprendimiento, considero que es necesario abordar con más detalle los elementos que configuran un alto potencial de éxito en un equipo emprendedor. Uno de ellos es la presencia en el equipo de socios empoderados con roles definidos y capacidades coherentes con el desafío de consolidar una empresa exitosa.


¿CEO o no CEO?

Quienes estamos en el mundo del emprendimiento sabemos que hay una fuerte influencia anglosajona en los términos que se usan en estos procesos de creación de empresas, conceptos referidos a metodologías, herramientas y otras palabras que componen el argot de los desarrolladores de negocios y de los mismos emprendedores. Como parte de esta herencia lingüística, a la hora de definir los roles y las responsabilidades, algunos de nuestros emprendedores retoman para sus empresas cargos como CEO, COO, CMO, entre otros; que corresponden a las iniciales de los cargos en inglés.

.

Es comprensible que las empresas que están buscando una proyección internacional desde sus inicios, asuman este tipo de designaciones. El título del cargo en inglés o en español, es un tema que merece una reflexión adicional y más detallada en otra entrada. En esta, quiero enfocarme en el ejercicio del análisis y de toma de decisión en torno a los roles y cargos en los equipos de emprendedores.

¿Quién hace qué?

Los roles, cargos y responsabilidades no solo se asignan por motivación y deseo “porque quiero ser el gerente”. Si bien el deseo y la motivación son relevantes, el potencial de desempeño es un elemento indispensable a considerar en la asignación de los mismos. Para identificar este potencial de desempeño, cada integrante del equipo emprendedor puede responder a las preguntas ¿Dónde agrego más valor? ¿Cuáles son mis competencias duras y blandas?

Hay tres elementos orientadores que te ayudarán a responder estas preguntas

-Formación. Dentro de esta categoría no solo está el pregrado y posgrado que tienes. También considera los cursos complementarios y la formación autodidacta que ha posibilitado adquirir ciertos conocimientos que puedes poner a disposición de tu emprendimiento.

-Experiencia. ¿Qué competencias tienes gracias a trabajos que hayas realizado? Además de las experiencias laborales formales, también son valiosas las experiencias informales, trabajos por cuenta propia, apoyos a negocios familiares que te hayan permitido obtener aprendizajes significativos.

-Competencias blandas. ¿Se te hace fácil hacer relaciones y generar redes?, ¿eres persuasivo?, ¿conectas emocionalmente con las personas?, ¿tienes habilidades sociales y eres empático?, ¿expresas ideas de forma clara, precisa y convincente?, ¿toleras situaciones de rechazo?, ¿identificas de forma rápida las necesidades e intereses del otro?’ Si has respondido de manera afirmativa a la mayoría de estas preguntas es probable que tengas la competencia de habilidades de negociación, la cual es esencial para roles comerciales.

Las competencias blandas hacen referencia a las capacidades desde la dimensión humana, mientras que las duras se relacionan con las capacidades técnicas. Para identificar tus competencias blandas puedes hacer un ejercicio de introspección; también puedes preguntar a personas significativas de tu entorno cercano (familia, amigos y colegas) en que eres bueno. Otra opción es usar herramientas para identificar estas competencias, por ejemplo el DISC[1] es un instrumento de perfilamiento que posibilita identificar estilos de comportamiento y competencias blandas.

Una vez hayas identificado estos tres elementos en tu perfil y en el de tus socios puedes configurar el mapa de talentos de tu equipo.



Para realizar esta actividad puedes usar la ficha que acompaña esta entrada y al ir haciendo el inventario de la formación, experiencia y competencias blandas de cada uno de los integrantes podrán ubicarse donde más valor agreguen, porque de eso depende en gran parte el éxito del equipo, que cada uno lidere el proceso donde es más capaz.

¿Cuáles son los cargos mínimos para arrancar?

Los emprendedores generalmente son expertos en su producto o servicio, esto llevado a roles y cargos significa que habitualmente no tienen problema para definir la persona que lidera la dimensión de operación del negocio; la cual puede ser denominada como la gerencia técnica, gerencia de operaciones, gerencia de procesos o gerencia productiva. Pero a la hora de responder por la dimensión de mercados y la financiera-administrativa, entonces empezamos a encontrar algunas falencias en los equipos, porque en estos procesos es donde evidenciamos mayor desconocimiento por parte de los emprendedores.

Independiente de las denominaciones que elijan tener, es necesario que en la iniciativa emprendedora estén cubiertas estas dimensiones: estratégica, administrativa-financiera, mercadológica y de operaciones.


¿Polivalencia o desorden?

Al abordar el tema de roles y responsabilidades al interior de los equipos emprendedores, es común escucharlos decir “es que todos hacemos de todo” y claro que es comprensible que en situaciones críticas todos reman para que el barco pueda avanzar, pero si en el día a día “todos hacen de todo”, al final nadie es responsable de nada. Cuando cada proceso no tiene un líder se configura un terreno propicio para dificultades como la ineficiencia, los incumplimientos, el desorden, lentitud en toma de decisiones, dificultades para priorizar, gestionar y al final de cuentas para avanzar.

Los roles deben ser puentes, no murallas. Uso esta metáfora para explicar que si bien el rol delimita una parte del quehacer posibilitando que fluya de forma adecuada el trabajo para conseguir las metas. Los roles se convierten en muros cuando separan a cada uno en su “pedazo de obligación”. Había un caso de un equipo que asesoraba que tenían muy bien definidos los roles, el problema consistía en que esos roles para algunos integrantes del equipo se habían convertido en un punto de conflicto cuando afirmaban “yo solo hago lo que me toca”.

En un equipo emprendedor es importante la polivalencia laboral, tener las competencias para asumir tareas o retos diferentes a los acostumbrados, implica habilidades de flexibilidad, adaptabilidad y aprendizaje permanente. Otro aspecto importante es que el equipo emprendedor que en sus inicios generalmente está compuesto solo por los socios soporta también la parte operativa del negocio; ya más adelante a medida que va creciendo la empresa se va enriqueciendo con un equipo de colaboradores que fortalecen el grupo y los socios fundadores se van dedicando a asuntos más estratégicos, pero mientras tanto nos encargamos de todos los procesos.


[1] DISC: Herramienta que permite identificar los estilos de comportamiento Determinado, Influyente, Sólido y Concienzudo.

Fanny Alexandra Gallego Lopera

Psicóloga de profesión, emprendedora por convicción

profe de vocación, mamá por amor y escritora por pasión.


Fuente imágenes: Pixabay.

creada por FelipeBetancurt